La naviera Baleària, pionera en la aplicación del GNL en el transporte marítimo, suma un nuevo hito con la construcción del primer “fast ferry” del mundo para pasajeros y carga propulsado con motores dual fuel a GNL. El catamarán se está construyendo en los astilleros Armon de Gijón, según anunció el presidente de Baleària, Adolfo Utor, en la conferencia inaugural del 57º Congreso de Ingeniería Naval e Industria Marítima, que se celebró en València.

Con una eslora de 125 metros y una manga de 28 metros, el nuevo catamarán tendrá capacidad para 1.200 pasajeros y 500 turismos (o alternativamente 500 metros lineales de camiones y 250 turismos), lo que le convierte además “en el catamarán fast ferry de mayor eslora y capacidad existente en la actualidad”, explicó Utor.

El buque estará propulsado por cuatro motores Wärtsilä duales a GNL/GO de 8800 kW cada uno, que le permitirán alcanzar una velocidad de servicio de 35 nudos y una velocidad máxima superior a los 40 nudos. Además, contará con dos tanques para almacenar el GNL con una autonomía para 400 millas náuticas. Por otra parte, la proa de este innovador buque de aluminio ha sido especialmente diseñada combinando mejoras de comportamiento derivadas de las proas verticales en los cascos laterales con la incorporación de wave piercing. Cabe destacar que el diseño del buque cumple con las más exigentes normas medioambientales y de eficiencia energética.

Baleària invertirá 90 millones de euros en la construcción de este fast ferry, que está previsto que inicie el corte de aluminio el próximo mes de diciembre y que entre en servicio en verano de 2020.

El nuevo buque se enmarca en el concepto “smart maritime” que está desarrollando Baleària, consistente en la aplicación de las nuevas tecnologías, el big data y la inteligencia artificial, a través de la digitalización de buques y estaciones marítimas al servicio de la eficiencia energética y de los servicios de atención al pasajero.

Las zonas de pasaje, que permiten acomodar a 1.200 pasajeros, son espacios innovadores por su diseño y servicios de ocio y entretenimiento. Respecto a la confortabilidad de los pasajeros, se ha conseguido reducir considerablemente la aceleración vertical redundando en unas travesías más confortables, y las vibraciones y el ruido también se han visto ampliamente mejorados.

“La apuesta estratégica de Baleària por el GNL responde a criterios de responsabilidad social y rentabilidad económica. El axioma menos contaminación, mayor rentabilidad económica funciona plenamente con este combustible”, señaló Utor.

Baleària está ultimando también la construcción de los dos primeros smart ships con motores a GNL que navegarán en el Mediterráneo. Está previsto que el Hypatia de Alejandría empiece a operar a principios del año que viene y el Marie Curie unos meses después. Además, este otoño se remotorizará el primero de un total de seis  buques de la flota para que puedan navegar propulsados por GNL. La Unión Europea ha calificado recientemente como excelente este proyecto, que se llevará a cabo a lo largo de los próximos dos años, y ha otorgado a Baleària una subvención de cerca de 12 millones de euros, sobre una inversión total de 72 millones de euros.

Baleària planea tener, en los próximos tres años, como mínimo la mitad de su flota de ferris navegando con esta energía limpia, y llegar al cien por cien de la flota en un plazo de diez años.

Fuente: Baleària

Leave a Reply